El muchacho de la caja 10

Cerca de las ocho de la noche, realicé una transacción en la agencia del Banco Mercantil Santa Cruz – Las Brisas. Me di cuenta enseguida que el cajero era nuevo: contaba y recontaba, ordenaba los billetes de otra forma, tecleaba y miraba su pantalla más veces de lo usual para acreditar el trámite. Sentí de pie ante la ventanilla que el aire acondicionado estaba más frío que de costumbre, me distraje varias veces mirando que mi nietito se abrazaba como un ovillo en el asiento de espera. Firmé el documento de recibo pensando en irnos rápido.




Cuando llegué a casa a guardar el recibo, me di cuenta que era por la mitad que yo había entregado. Un momento después, me llamó la jefa de la agencia para consultarme qué tipo de transacción yo había realizado. Le expliqué también que recién me había dado cuenta que había un error y que si hacían arqueo de la caja de dicho cajero, aparecería el monto que no había sido registrado. Ella me respondió que ése era el motivo de la llamada, que el cajero había avisado del sobrante y me pedían volver para corregir la equivocación. A las diez de la noche, volví al banco. Enmendaron enseguida la falla y escuché a través del vidrio de las cajas, las disculpas del muchacho. Pensé en cuántos roban, en cuántas veces nos quejamos del descuento de centavos y sumas mayores que aparecen en los saldos sin que tengan otra explicación que los negocios financieros bancarios, en que lo mío no era gran cosa como para arriesgarse pero que en la oportunidad está la posibilidad. No sabía si ese cajero estaba a prueba o si la falla le representaría perder el trabajo. “Todos algún día tuvimos un trabajo nuevo, todos nos equivocamos, gracias por darse cuenta y avisarme”, atiné a decirle mirando sus ojos fijos en los míos, extenuados. Sólo espero que le sigan dando la oportunidad, que sepa que equivocarse no es malo, que al darse cuenta hizo lo correcto y sus jefes lo ayudaron buscándome.

Gracias a la agencia del Banco Mercantil Santa Cruz – Las Brisas y al muchacho de la Caja 10.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *