5 de agosto, siempre Marilyn

El 5 de agosto desde hace 55 años es el día de Marilyn Monroe. Cuando era yo muy pequeña y esta fecha era recordada en la radio a transistores que mi papá escuchaba mientras construía el portón de madera de nuestra casa platense, él me dijo muy serio: Ella no soportó que me casara.

Y siempre creí que papá, como muchísimos hombres en el mundo entero, debió llevar el duelo durante largo tiempo, en silencio y sin la menor duda de que esa modelo de mujer, envidiada y odiada en Hollywood y en Washington por exuberante, sensual y aniñada a la vez, boba de apariencia, bella a rabiar, hubiera sido capaz de deshacerse de sí misma, sin el menor miramiento a tanto ser humano incapaz de dejarla de mirar.

Siempre Marilyn. No hay una sola foto en que saliera mal o fea ni una frase que la reflejara mejor que aquella de ponerse sólo Channel 5 para dormir.

Nadie como ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *