Lo volvería a decir

Entre 1990 y 2004, la autora publicó –fundamentalmente a través de las páginas de opinión de El Deber y de paneles, conferencias o debates públicos- su percepción acerca de la historia nacional, regional y local, la historia “no oficial” que queda fuera de los libros de los estudiosos.  El libro consta de tres partes que recopilan las tres etapas del análisis de la autora:  Con tinta mojada (1996-1997), Al filo del siglo (1998-2000) y El país que tenemos (2003-2005).  La existencia de las logias y su transformación con el paso del tiempo; la relación del Estado nacional y del Estado municipal con las instituciones cruceñas y la región; de forma recurrente, el rol de los medios de comunicación y la sociedad boliviana; el caos del desarrollo urbano y la inviabilidad de la ciudad al ritmo de crecimiento actual; la crisis política boliviana; los equívocos y los éxitos del proceso autonómico departamental.  Es también parte de la trilogía Lo volvería a hacer, Lo volvería a escribir, Lo volvería a decir.

¡Piedra libre por mí y por todos mis compañeros/as!
Pero las logias sí existen.
Separando la paja del trigo… y quitando la viga del ojo
¿Dónde está el Alcalde? ¿Dónde estamos los vecinos?
Eldorado no estaba aquí, lo construímos los cruceños.
Tuto – Evo:  Así no se baila tango.
Mi voto es digno, mi voto es blanco.
Que levante la mano el que pidió elecciones adelantadas.
Las mentiras ayudan a ganar elecciones.
Veamos el cielo en lugar de la humareda.
La antiautonomía la practica quien vive “en negro”
No hay nación, patria ni autonomía sin mujeres.
Bolivia no votó a favor del socialismo.
¡La p… (patria) que lo parió!
¡Que viva el Gobernador! ¡Que viva! (¡¿Y el tumpa?!)
Referéndum:  la pregunta de la trampa.
Masones made in Bolivia.
La edad del Alcalde.
El gobierno municipal no está en duda, el departamental… parece.
El primer autogol del gobierno de Evo.
¿Es posible Bolivia si cada día la dejan 500 ciudadanos/as?
La Constituyente de los niños:  Quiero un abrazo y jugar en paz
La arremetida oficial a la tierra nuestra de cada día
Bienvenidos al buen uso del poder.
Las logias no perdonan.
El fracaso político de la tele basura.
Un ídolo de la nueva generación:  Steve, te queremos.
Baches, etarras y botox… ¿dónde están los periodistas?
Cambio climatológico:  Somos culpables
Se sabe pero se calla

OTROS LIBROS
No Comments

Post A Comment