Volver a casa y prosumir (que no es lo mismo que presumir)

Hace más de cinco años que “volví a casa” porque decidí ser feliz conmigo, con los míos y con lo que creo… y después todo lo demás. Ha sido una de las decisiones concientes más geniales de mi vida. Hago muchas cosas más que antes de las que me gustan, gano mucho menos dinero y lo necesito sólo para pagar las cuentas que aún es imposible saldar de otro modo.

Roberto Sad -un amador por naturaleza y, también, de la naturaleza del Paraná- hoy publicó el fragmento de una entrevista a Alvin Toffler, el visionario economista estadounidense autor de “La tercera ola”, quien introduce el concepto de cómo vivo y lo que hago: soy una prosumidora, a su entender.

¡Prosumir, vaya, ya alguien lo había estudiado, qué loco!

Sin embargo, también soy conciente que mientras unos aprendemos a autoabastecernos (por decirlo de algún modo), muchos muchísimos están siendo arrojados al agujero negro del desempleo… Porque el reemplazo, por ejemplo, de 200 personas que trabajan en los mostradores de los bancos, por 200 cajeros automáticos ¿disminuye nuestros costos/gastos como usuarios/clientes o más bien incrementa la ganancia/utilidad de los dueños del banco y deja sin ingresos a 200 familias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *