Bio

GIE2016caricat512x512

Nací en el sur, durante un invierno de proporciones, nieta de vascos laburantes e hija de migrantes, devenidos en el ingeniero y la arquitecta y padres de cuatro, todos cómplices de mi entrañable infancia.

Vivo a pasos de la cuarta vuelta de una ciudad de anillos, el lugar que me recibió a fines de los setenta, cuando la dictadura nos cambió la vida y me llevó a la última frontera de un pueblo con 400 años de soledad, en el que la vecindad de enfrente era la lechería de la viuda de Mantovani y nuestra casa familiar surgía en el primer plan de viviendas sociales, sin muros ni rejas, con fachada a la calle de tierra y el monte silvestre, las pozas con anguilas y la brisa caliente y húmeda del norte, como paisaje urbano.

Libre, apasionada y desarraigada, crecí a sueños y porrazos, a la par de la imparable y repentina metrópoli, caótica, emprendedora, intuitiva, clandestina, rebelde, enamorada.  Eché raíces hace casi veinte años en la casa del mango  y desde allí, despliego como Juan Salvador, mis alas.

Aleteo en cuanto puedo a la ciudad de las diagonales, donde radican mis memorias, mis afectos y el bosque de los que nunca me fui del todo.  Camino, peregrino, deambulo por el mundo.

Mamá y abuela, habitante de barrio abierto, militante del sur y empecinada en el Santo Grial del alma gemela, femme sapiens, leo, contemplo, escucho, mateo, escribo.  Siento luego existo. Pienso luego resisto.

Dicen de mí que ella crea y recrea honrando el día a día, canta lo que se le canta, piensa lo que dice, dice lo que piensa, se reinventa; abarca y no aprieta, llora y ríe sin desteñirse, tiembla de injusticia, abraza hasta el alma, paga solita todas sus cuentas, se encuna cada noche que no hay canto, baile o guitarra y celebra con un feliz día, feliz nuevo año, feliz vida, cada mañana.

Mezcla de trotamundos, mariposa y gaviota urbana, levito a cinco centímetros del suelo, intenso, y sueño despierta cuando muchos mueren de tedio.

Comparto mi planeta urbano con cuatro hijos maestros, dos nietos de cuento, mientras me bullen la sangre vasca, la educación pública y el alma llanera, delicada amalgama de soledad, rebeldía y fiesta.

Amo desde tiempos que no recuerdo, las letras. Desde hace 12 años, construyo ideas en mi taller de textos, relatos, poesía, guiones y propuestas educativas. Activista de causas perdidas, escéptica de la política posmoderna y entusiasta caminante del mundo desobediente que vuelve al origen y a la naturaleza, me propongo escribir a diario, y los cuadernos me miran preguntándole a mi plumafuente, tamborileando, escépticos, para cuándo.

GIEmanusperfil

Revista Piedra Libre

Publicamos la revista Piedra Libre desde 2005.
Leer más

Las Ferias del Libro

En la Feria Internacional del Libro de Santiago de Chile (2012)
Leer más

Con Gioconda Belli

Encuentro en Buenos Aires, 2014
Leer más

Con Sergio Ramírez y Jon Lee Anderson

Conversar con maestros es un privilegio.
Leer más

Con Diego Fonseca

La no ficción es la nueva literatura. Con un capo de crónicas y editor de primera.
Leer más

Santa Cruz de la Sierra

Santa Cruz de la Sierra, ciudad que enamora
Leer más