Si vas a La Habana (1)

Quedate a vivir un buen tiempo. Disfrutala de principio a fin. Caminala toda. Hospedate en casa de familia cubana, aún cuando tengás previsto y reservado un buen hotel, como en cualquier parte del mundo, y cuando no caminés, probá un taxi de auto antiguo, un carruaje con guía y moverte a los barrios alejados en guagua. Comé en el mercado con vista al mar, entrá por los callejones sin luz que allí se anda la ciudad más segura de América y llevá propinas para miles de personas, no porque te las pidan sino porque tendrás el impulso de regalarles lo que sea, que es lo mínimo que merecen. Si lo ves al gran Eusebio Leal en el Museo de la Ciudad, al que ahora va poco, dale un abrazo de mi parte o varios: jamás podré agradecerle bien todo lo que hizo y hace para que tengamos Habana por siempre.

Museo de la Ciudad de La Habana y Malecón, desde la terraza del Hotel Dos Mundos, que hospedó a Ernest Hemingway (foto: Gabriela Ichaso, diciembre de 2014)
Museo de la Ciudad de La Habana y Malecón, desde la terraza del Hotel Dos Mundos, que hospedó a Ernest Hemingway (foto: Gabriela Ichaso, diciembre de 2014)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *