Santos gana el Nobel de la Paz sin otra arma que una lapicera

Hay premios, nombramientos, denominaciones y medallas devaluados, que saben a retribuciones de favores, a tributos a la vanidad, a gestiones tras bambalinas para aferrarse de alguna manera a la inmortalidad y obligar al aplauso ocasional.
Hay premios que nos hacen sentir bien, reconciliados por un momento con la humanidad. Que dan esperanza a los nuevos, como debe ser. Que orientan el sentido de ser y ejercer. Que ayudan a construir sin marginar al diferente ni denostar, que ayudan a construir con los demas.
Gracias, Juan Manuel Santos, por ese universal y bien ganado Premio Nobel de la Paz. Gracias por aceptar el no del domingo pasado. Gracias por seguir adelante, con esa altura gigante para comprender que con todos es posible y actuar en consecuencia:  la Paz no se pierde en un plebiscito, sino en el siglo de guerra del que Ud. ha decidido sacar a la gran Colombia para nunca mas retornar.
Usted es un orgullo latinoamericano del que la historia merece hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *