Santa Cruz de la Sierra, ciudad que enamora [1]

Esta es nuestra ciudad, la que construímos y destruimos a diario, que se funde con otras como La Guardia, Cotoca, Warnes y allende el río Piraí, Porongo.
Madre de tus hijos y de los míos, de tus ancestros, tus parientes y tus amigos, aquí fundamos hogar y familia, dentro y fuera de sus anillos, en medio de su caos y su hospitalidad; la amamos y la maltratamos; la disfrutamos y la descuidamos; poco sabemos de ella porque sin pedirnos nada, todo nos lo da.
Es la madre de millones de adolescentes que no terminamos de madurar. La que nos da pertenencia, nos recibe siempre y no nos expulsa. De la que nos quejamos adentro y pobre del que nos la critique de afuera.

Madre de sangre, madre adoptiva, madre querida, algún día seremos grandes o viejos o volveremos a ser niños, para respetarte y hacerte respetar.

Santa Cruz de la Sierra, 456 años de la ciudad que enamora.

1561 – 26 de febrero – 2017: ¡Salud por larga vida, en tu cielo canta y llora el alma oriental!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *