• All
  • Escrituras
  • Intuiciones
  • Lecturas
Este domingo, mientras cinco departamentos de Bolivia estaban asistiendo a votar el referéndum por los estatutos autonómicos de sus regiones, en nuestra ciudad miles de personas vistieron de verde para disfrutar y cumplir su propio sueño urbano: tomarse la libertad de recorrer sus calles a pie, a la velocidad impuesta por sus cuerpos, en un contingente de hombres y mujeres en un sólo sentido y sin obstáculos. Como lo dije, me lo repito y lo recordaré toda la vida, era un día de fiesta. Nos falló lo imprevisible, aquello para lo cual nadie está preparado y te perfora con otro agujerito el corazón: la muerte joven, deportista, tan lejos de donde debía estar, tan fuera de lugar.