No queda poco fuego en Roboré

No queda poco fuego en Roboré.

Cuando la mano incendiaria volvió a prender el fuego en Santa Rosa de Tucabaca, la mayoría de los voluntarios lugareños no quería retornar a apagar un fuego voraz provocado en un gran chaqueo por una comunidad que no tiene una sola choza en el lugar, una comunidad inexistente. Ese incendio había sido controlado, sofocado y eliminado dos semanas atrás. 

 
Los maleantes volvieron a terminar su trabajo de quema mientras los voluntarios se repartían en las líneas de fuego de San Miserato, también área protegida de Tucabaca, y Yororobá, comunidad agroecológica y de turismo ecológico, a 30 km. de Santiago de Chiquitos.


Esa es la realidad roboreceña. El fuego no termina, no se acaba. Ahora mismo hay un enorme incendio entre Limoncito y Rancho Grande, mientras se quema bajo las llamas el puesto militar de San Carlos.
La extrema sequía y el calor abrasador unidos a los vientos cambiantes, ayer de sur, hoy de norte, son combustibles para la propagación de los incendios. El director de guardaparques del área protegida de Tucabaca, Richard Rivas, que lleva más de tres meses con su equipo liderando en terreno la lucha contra el fuego, reafirma que la situación es de alerta roja y de emergencia probablemente hasta noviembre.


Los focos de calor son permanentemente monitoreados por satélite e identificados a diario. Sin embargo, el trabajo terrestre no se reduce a extinguirlos. Los voluntarios lugareños, extenuados en su misión de bomberos, además, no tienen descanso porque acuden a ubicar a talón, planta, punta, en la serranía, los fuegos rastreros, aquellos que van quemando debajo de los árboles y no son vistos por el satélite hasta que se convierten en grandes llamaradas.


No queda poco fuego en el municipio de Roboré. Está ahí. Quemando monte, pastizales, plantaciones y vida silvestre. 

En el video se fue la enorme columna de humo del incendio entre Limoncito y Rancho Grande el 14 de septiembre en el municipio de Roboré.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: