Manifiesto en otoño

Tenemos más de 50 y cuando podemos viajamos juntos, cada vez con menos y más lejos. O cerca, también, e igual ligeros de equipajes.

Ejercemos los sentidos y nos acompañamos en largos silencios luego de ratos conversados o enormes y desternillantes risas sin escondernos.

Integramos los momentos que transcurren a nuestro ser porque coleccionarlos para el recuerdo es una pérdida de tiempo.

Intuimos y hacia allá vamos. Planificamos menos, si es que alguna vez planificamos algo con éxito; el azar, las circunstancias y el destino han soplado vientos a su antojo sin lograr arriar los ánimos ni nublar el horizonte, por mucho que hubiera oscurecido.

Consumimos cada vez menos, como cuando éramos chicos; como cuando la educación era vivir con lo mínimo necesario porque lo otro, aunque brillara y tentara, si no hacía falta era derroche. Pasados los años, podemos afirmar por experiencia propia, que pocas cosas son tan ciertas como ese principio en la vida.

Caminamos. Dejamos el uso del auto para las ocasiones que sí lo ameritan. Elegimos movernos a pie, en bici o en transporte público.

Fotografiamos poco y desconfiando de la memoria tomamos más notas, apuntes, citas, frases oídas, instantes vividos, con el fin de reunirlos en los relatos de viaje que las más de las veces han quedado en el alma y en el cuaderno.

Dormimos bien, aunque él poco y yo mucho. Disfrutamos del descanso en el lugar que tenga un baño limpio cerca y, si es posible, wifi para ponernos al día en el trabajo y reportando a los afectos.

Simplificamos las comidas porque tenemos gustos simples: buen desayuno y andar hasta unir el almuerzo al hambre y a la cena; compartimos el plato; mejor si es de la mano casera del reparo al que llegamos.

Si no estamos juntos, circunstancialmente, que es la mayor parte del tiempo, igual cada uno sigue por donde toque: los caminos del barrio, de la ciudad o donde el día lleve. Solos ha sido la especialidad de sobrevivir ambos en los mundos habitados.

Escribimos a diario nuestras las Postales del fin del mundo desde hace 10 años, a diario, a manera de cartas de ida y vuelta contándonos la vida y sus alrededores. Publicamos en esta página las que puedan motivar a nuestros lectores a seguir andando curiosos, intercambiando sensaciones entre su mundo interno y el que fluye fuera hasta el final de los tiempos.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: