Libres… Hasta que un asesino decide que no

30 años de egresados. Un viaje soñado. Las historias de vida que podrían haber sido, que son las de cualquiera que se quiere bien toda la vida. Amigos que son amigos. Iban en bicicleta por la Gran Manzana, a orillas del río Hudson. Pudieron ser gringos, chinos, haitianos. Eran argentinos. Eran rosarinos. Libres.
Pudo ser cualquiera de nosotros. Fue allá. Una acelerada planificada por un humano decidido a matar, a hacer daño sin importar lo que luego suceda con él. Imprevisible y mortal.
Unos piensan en alargar la vida lo más aproximadamente a la inmortalidad, otros se convencen de que hay una mejor al otro lado de la muerte.
En medio de la consternación, sin pesimismo ni optimismo, les vuelvo a decir a mis hijos: Sabemos lo que hacemos cada uno, pero no sabemos qué hacen los demás. Salís a caminar, a pasear, a manejar con cuidado por la ciudad, con licencia vigente, con faroles encendidos, con espejos retrovisores, con cinturón de seguridad, mientras hay cientos conduciendo -vehículos de alta gama o chatarras a punto de colapsar- en estado de ebriedad. Un asesino en potencia, no un atenuante. O un loco de atar decidido a matar, agravado por intencionalidad.
En un segundo, fanático, trastornado, borracho o drogado, porque a un hijo de puta le dio la gana mueren los que van por la vida esforzándose por convivir civilizadamente, amándola.
Qué tristeza la brutalidad, la alevosía, la impotencia.
Es la vida, dirán. La barbarie.
Es la vida, sí.
Hoy.
Hoy se vive.
Mañana no sabemos.



1Comment
  • Jose Luis Antezana
    Posted at 09:09h, 03 noviembre Responder

    Terriblemente triste lo que sucedio con los Rosarinos, sin siquiera saber que existian pasan por la cabeza todos los sentimientos en contra de un ser tan despreciable como ese que cometio semejante barbaridad, no se si desearle la muerte seria mas bien premiarle, por otro lado yo, ciudadano norteamericano, no quisiera que mis impuestos, una parte de ellos vayan a pagar la alimentacion y mantenimiento de una persona asi.

    Como quiera que sea, personas asi, no hacen falta en la tierra.

    Saludos y buen fin de semana.

    Jose Luis.

Post A Comment