Cruceño de corazón, una frase con enorme contenido local

No es una novedad, especialmente en tiempos de redes sociales cuando el bombardeo de información impide un discernimiento más o menos prolijo de todo lo que se publica sin filtro. Las afirmaciones y los datos arrojados sin ton ni son al éter de la realidad digital requieren mínimamente de la duda de su origen, su veracidad, su intención y nuestra capacidad o interés de confirmar su valía para nuestra comprensión y su oportunidad o valor para difundirlos en nuestros propios círculos, grupos virtuales, redes sociales o descartarlos.

En esta avalancha de frases, memes y campañas que se esgrimen para defenestrar o ensalzar a alguien, o posicionar algún tema de moda, o simplemente, con el fin de cumplir cualquier objetivo o figurar como creador de alguna publicación que en medio de la vorágine consiga “viralidad”, no parece importar el trabajo o la autoría del otro (o de la otra) sino sentirse el primero o la primera en “descubrir” la pólvora. Qué curioso que la propagación masiva de una publicación se verbalice como “viralizar” un mensaje, sea escrito o audiovisual, puesto que el sustantivo “virus”, tiene una connotación maligna, de enfermedad o de programación en el anonimato con la capacidad de reproducirse independientemente de la voluntad del autor. Una difusión masiva y positiva bien podría adoptar un verbo de actuación más amigable.

La falta de creatividad conlleva, en ciertos casos poco felices, a la apropiación de frases acuñadas por otros y sacadas de contexto. Estos días, por ejemplo, varias instituciones del Gobierno central de Bolivia -seguramente queriendo llamar la atención de los “regalos” de Evo Morales a Santa Cruz, en vez de resaltar las incómodas fechas patrias independentistas de la región- usa en Twitter y Facebook,  la etiqueta (hashtag) #CruceñoDeCorazón, que fue creada por mí hace 11 años, cuando el Gobierno nacional arremetía con la imposición de una cultura divisionista e imperialista, atropellando los valores republicanos de la época. Eran épocas además, en los que la mayoría de las redes sociales no existían o eran incipientes como Facebook y Google, cuando la información era de mayor sustento y responsabilidad, como la creatividad tenía muchísimas menos herramientas de diseño e igual requisito de talento, imaginación, determinación y esfuerzo.

Sin duda los tiempos han cambiado, como los valores que se sostenían entonces, lo que no es motivo del presente texto de aclaración de la autoría de la frase, como mías fueron “Santa Cruz nace en septiembre”, “Santa Cruz somos todos”, “Frente Amplio Juntos Para Todos”, “(La Alcaldía se va a los barrios) con Alcalde y todo”, entre otras campañas que ganaron elecciones y sembraron ilusiones.

Simplemente dejo, para que conste en acta, que #CruceñodeCorazón fue el sello de una época en la que la épica de la resistencia era un ideal con sentido común y no una frase vacía del gobierno nacional de turno.

 

No Comments

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: